Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
investigación
Logotipo UN
Elija un buscador del SIUN

Notas Boletín SIUN

Hijos de desplazados adquieren primeras nociones de Astronomía y Ciencias Naturales

Gracias a la alianza entre la Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual de la U. N. y la Fundación Alas Cinco, como parte del Programa de Extensión Solidaria, 20 niños tuvieron la posibilidad de apreciar otra cara de la realidad, de tal manera que pudieran comenzar a soñar con las múltiples posibilidades que les ofrece el futuro, a partir de este primer acercamiento con algunas áreas del conocimiento.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

Un grupo conformado por 15 niñas y cinco niños entre los ocho y 14 años visitó la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, con el fin de conocer el campus y realizar actividades encaminadas a despertar su interés por el conocimiento.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

Provenientes de la comuna de Altos de Cazucá, ubicada en el municipio de Soacha y comúnmente asociada a hechos de violencia y vandalismo, en la que la convivencia con el microtráfico de estupefacientes forma parte del día a día, su buen comportamiento, desempeño académico e interés en ampliar sus horizontes los hizo merecedores del singular premio que les permitió vivir la experiencia de estar en la mejor universidad pública del país a lo largo de todo un día.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

«Se trata de niños que en su totalidad hacen parte de familias que han sido objeto de desplazamiento y con un alto grado de vulnerabilidad, motivo por el cual reciben el apoyo pedagógico y psicosocial de la Fundación, junto con el suministro de refrigerios y onces», destaca Mariana García Herrera, directora ejecutiva de la entidad que en la actualidad reúne a un total de 80 niños provenientes de diversas regiones del país: Antioquia, Bolívar, Boyacá, Chocó, Nariño y Huila, entre otros departamentos.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

Gracias a la alianza entre la Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual de la U. N. y la Fundación Alas Cinco, como parte del Programa de Extensión Solidaria, los niños tuvieron la posibilidad de apreciar otra cara de la realidad, de tal manera que pudieran comenzar a soñar con las múltiples posibilidades que les ofrece el futuro, a partir de este primer acercamiento con algunas áreas del conocimiento, con énfasis en destacar la importancia del estudio a lo largo de las diferentes etapas de la vida.

«Ha sido una experiencia muy enriquecedora porque, al margen de las difíciles circunstancias que deben sortear, los niños siguen siendo niños y tienen los mismos sueños que puede tener cualquier otra persona de su edad», destaca la directora ejecutiva de la Fundación, para quien, pese a la mala fama de una comuna como la de Altos de Cazucá, se trata de un sector en el que también hay personas que quieren darles otro rumbo a sus vidas.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

«Una de las responsabilidades que tenemos en la U. N. es la de poder llevar el conocimiento hacia el resto de la sociedad, de tal manera que podamos difundirlo en diferentes ámbitos. Que los niños tengan la posibilidad de comprender algunos conceptos básicos sobre las investigaciones que se adelantan en la Universidad contribuirá a ampliar su panorama, despertar su interés y motivar su curiosidad», subraya el profesor Santiago Vargas, jefe de la División de Extensión de la sede Bogotá.

Un observatorio para abrir la mente y el alma

Luego de una charla introductoria en la que se apreciaron sorprendentes imágenes del espacio exterior suministradas por la NASA, con el fin de que puedan comenzar a familiarizarse con los conceptos de estrellas, nebulosas, galaxias y otros objetos del universo, los niños realizaron una visita a los laboratorios y las dos cúpulas con que cuenta el Observatorio Astronómico de la U. N.

«La idea es que una vez conozcan algunos fundamentos de la fotografía analógica los niños tomen un pequeño taller de electroscopia, técnica que permite saber los elementos que conforman una estrella», destaca el docente Vargas, quien además es un reconocido experto en el campo de la Astronomía.

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

«Toda la luz que recibimos de los diversos cuerpos celestes que hacen parte del Universo pueden descomponerse en un espectro similar a un arcoíris, a través de un prisma, cuya información nos sirve para identificar los diversos elementos que lo integran, debido a que cada elemento de la tabla periódica tiene su huella digital particular en ese espectro, similar a como lo haría un código de barras», precisa.

De igual manera, a partir de una serie de actividades de carácter lúdico con una serie de experimentos y experiencias que hacen parte de la Maleta de óptica Mira qué ves, desarrollada por el Museo de la Ciencia  y el Juego, los niños tuvieron la posibilidad de jugar con diversos lentes, espejos, juegos de óptica y percepción.

Un museo que está vivo

Fotos: Aura Flechas / Dirección Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, Universidad Nacional de Colombia

Con el ánimo de ofrecerles un recorrido por la biodiversidad biológica de nuestro país, los niños tuvieron la posibilidad de ver una nutrida muestra de las especies que se encuentran en el territorio nacional, así como una sala en la que se hace un viaje en el tiempo que incluye a las primeras personas que habitaron el continente, gracias a ejemplares que cuentan con más de 9 000 años de antigüedad.

«Uno de los propósitos de esta visita es ampliar la sensibilidad de los niños a otro tipo de ambientes distintos a los que ya conocen, y que para este caso contempla una exhibición específica de animales disecados en la que pueden tocar la pata de un jaguar, la piel de una boa, o el caparazón de una tortuga matamata», explica el profesor Carlos Sarmiento, director del Museo de Historia Natural.

Aunque se trata de niños que por haber pasado los primeros años de su vida en zonas rurales o cercanas a bosques tenían la posibilidad de avistar fauna silvestre, muchos de ellos no son conscientes de la importancia que tienen estos seres, precisa el docente, puesto que el hecho de enfrentar circunstancias como la de una guerra no les ha permitido establecer un contacto que les facilite valorar la gran diversidad e importancia que tienen estas especies.

Gracias sus tres ejes argumentativos —conservación, evolución y biodiversidad—, junto con su valiosa colección de ejemplares de fauna y muestras arqueológicas. el museo tiene la posibilidad de presentar su colección de manera que se ajuste a los requerimientos de las personas que lo visitan, desde niños con formación preescolar hasta especialistas con formación de maestría y doctorado, pasando por alumnos de primaria, bachillerato y pregrado.

(JCMG / Fotos: AFF/DNEIPI)

[Boletín UN Investiga 349, 15 de junio de 2017]